Envíos GRATIS PARA PEDIDOS SUPERIORES A 35€  

Carrito

LA DIETA CRUDIVEGANA: LA DIETA VIVA

Publicado por Baia Food en

LA DIETA CRUDIVEGANA: LA DIETA VIVA

El nombre puede sonar raro, pero más gente de lo que te imaginas sigue esta dieta. 

¿En qué consiste?

Pues en comer únicamente fruta, verdura, germinados, algas, aceites vírgenes prensados en frío, y todo tipo de semillas (pipas de girasol, calabaza, semillas de sésamo, lino, chía y cáñamo) y, frutos secos (almendras, nueces, anacardos, etc.) en su estado natural. 

Lo único que se permite es la germinación, deshidratación o fermentación, y cocinar los alimentos siempre y cuando se haga a temperaturas inferiores a 40°C.  

Por ello, muchos la llaman la dieta “viva”, ya que todas las enzimas, vitaminas y minerales quedan sin alterar, y se promueve un buen equilibro ácido base.

Todo ello se explica porque la carencia enzimática del alimento cocinado obliga al organismo a utilizar enzimas metabólicas para completar el proceso digestivo. Esto puede anular funciones fisiológicas, como la inmunología y la depuración.

Comparado con lo que habitualmente comen muchos, (alcohol, refrescos, exceso de proteína animal, envasados y procesados, alimentos muy altos en sodio, consumo excesivo de grasas saturadas, azúcares refinados, falta de fibra, etc.), esta dieta parece perfecta. Enfatiza la importancia y el papel esencial de los vegetales de hoja verde como la lechuga, rúcula, espinacas o kale por su alta concentración de nutrientes (y de proteínas) y contenido en clorofila, clave para oxigenar nuestra sangre y alcalinizar.

Dieta Crudivegana Baïa Food Co

OBJETIVOS

-favorecer la eliminación de desechos y toxinas presentes en el organismo

-al no contener gluten, lactosa, azúcares añadidos, conservantes y nada de origen animal, las personas con alergias o intolerancias no detectadas pueden notar una gran mejora en sus problemas digestivos

-prevenir ciertas enfermedades, curarlas o aliviar sus síntomas: cáncer, artritis, problemas digestivos, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.

-promover la longevidad y la salud general, por su contenido altísimo en antioxidantes
 

UN DÍA CRUDIVEGANO

Desayuno: Smoothie con uno o dos plátanos, un buen puñado de espinacas u hojas de kale, agua de coco, unos trozos de piña, una cucharada de ESPIRULINA ORGÁNICA y dos cucharadas de semillas de CHÍA ORGÁNICA.

Comida: Macro ensalada con zanahoria, tomate, pepino, remolacha, perejil, cebolla, apio, lechuga, tres cucharadas de semillas de CÁÑAMO ORGÁNICO y aliño de aceite de oliva virgen extra con limón.

Cena: Espirales de calabacín “raw” con pesto de albahaca, piñones, aceite de oliva virgen extra, rúcula y aguacate.

Entre horas: fruta, AÇAI bowls, frutos secos, bayas de GOJI ORGÁNICAS.

Superalimentos Baïa Food Co.

PRECAUCIONES

En algunos casos, la cocción aumenta la biodisponibilidad de los nutrientes. Por ejemplo, está demostrado que el poder antioxidante del licopeno de los tomates aumenta tras la cocción. Además, cuando cocinamos los alimentos se destruyen posibles micro organismos patógenos.

Por otro lado, la cocción reblandece la fibra de muchos alimentos y los hace más digeribles. La dieta crudivegana puede provocar hinchazón, sobre todo al comienzo de la misma si no estamos acostumbrados a consumir mucha fibra. 

Al ser una dieta muy restrictiva, puede producirse un déficit de vitamina B12, zinc, calcio y vitamina D. Por ello no es aconsejable en niños, embarazadas y personas enfermas sin supervisión médica.

Por último, el hecho de comer muchos alimentos “fríos” no es lo más indicado en invierno. 

CONCLUSIÓN

Valora los pros y los contras antes de lanzarte a probar una nueva dieta. Cada persona es diferente y no todo nos sienta igual. Lo importante es ir adoptando poco a poco cambios en tu estilo de vida, evitando las medidas drásticas o muy restrictivas, no sostenibles a largo plazo.

Alicia Lamothe (Health Coach)

Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


Dejar un comentario